martes, 26 de mayo de 2015

Lo que el viento se llevó en el Imperio de la elegancia

El 31 de marzo de 1914 se inaugura en Buenos Aires la primera y única sucursal de la tienda departamental londinense Harrods. El edificio proyectado por los arquitectos Paul Bell Chambers y Louis Newbery Thomas fue desde sus inicios símbolo de exclusividad y lugar de encuentro de la clase alta porteña. En sus locales se podía comprar ropa, vajilla de porcelana inglesa, perfumes, joyas, sedas, zapatos, y la puerta era abierta a los clientes por un enano vestido de uniforme verde. En las vidrieras que daban a la calle, se solían representar escenas de películas con maniquíes vestidos como las estrellas.



















En la foto, la vidriera de "Lo que el viento se llevó" (Gone with the wind, 1939) en la que se puede ver, además del maniquí vestido como Vivien Leigh, dos lobby cards norteamericanas, de las que eran usadas para promocionar las películas en las salas de los cines.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada