miércoles, 21 de septiembre de 2011

Un viejo afiche para una nueva y gloriosa nación

El vasco Julián de Ajuria, nacido en 1886, empezó su carrera en el país como comentador de películas mudas y fue uno de los productores pioneros, colaborando, entre otras, en la realización de la primera película argumental argentina, El fusilamiento de Dorrego ( Mario Gallo, 1908) y Nobleza gaucha, (Humberto Cairo, 1915). En 1912 crea la “Sociedad General Cinematográfica”, empresa distribuidora que impone definitivamente el sistema de alquiler de películas, reemplazando al de venta imperante en los inicios de la industria en el país.

Hacia mediados de los 20, con gran éxito en el negocio de la distribución y ya propietario de varias salas, Ajuria se empecina en realizar un film histórico con los más altos valores de producción de la época. Busca financiación en las productoras norteamericanas cuyas películas distribuía y al no conseguirla, la hace con capital propio (presuntamente un millón de dólares)

Así, su proyecto se convierte en el primer y único film de Hollywood producido completamente con capitales argentinos. Filmada en los estudios de Fox Film Corporation, la historia narraba los eventos siguientes a la Revolución de Mayo que involucraron a Manuel Belgrano y concluía con una recreación de la Batalla de Salta. El título era "Una nueva y gloriosa nación" y parece ser que en el país fue un éxito tal que se proyectó ininterrumpidamente por dos años.

Para el público norteamericano el tema no era tan atractivo, aún cuando los comunicados de la época intentaban vender a Belgrano como el George Washington de América del Sur. Allá se estrenó como Charge of the gauchos en una versión reducida y promocionada con afiches como éste.

La empresa distribuidora fue Film Booking Offices of America Inc. (FBO) que con la llegada del sonoro se fusionaría con RCA y otras compañías formando la RKO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario