viernes, 26 de agosto de 2011

La industria, el Estado y el diseño gráfico nacional.

En 1911, después de una huelga de panaderos anarquistas pidiendo mejoras en las condiciones de trabajo, la ciudad de Buenos Aires prohíbe el amasado manual y exige a todas las panaderías la incorporación de máquinas de amasado. Un pequeño fabricante nacional, Torcuato Di Tella, introduce algunas mejoras con respecto a las máquinas extranjeras disponibles en ese momento, logrando venderlas en grandes cantidades por todo el país y funda SIAM (Sección Industrial de Amasadoras Mecánicas).

En los años 20, se crea YPF y asume su presidencia el General Mosconi, amigo de Di Tella, quien le propone la fabricación de surtidores de nafta para las nuevas estaciones de servicio creadas por la petrolera estatal. SIAM fabricaría surtidores y equipos de bombeo para YPF hasta el golpe de 1930. La expulsión de Mosconi de la empresa y la caída de Yrigoyen motivada en parte por su política petrolera nacionalista y antimonopólica, obligan a SIAM a diversificarse. Fabrica heladeras industriales, familiares y otros electrodomésticos hasta los años 50 cuando empieza a producir motos y autos. (la Siambretta y el Siam Di Tella 1500).

En 1961, la empresa ya dirigida por los hijos del fundador (fallecido en 1948) crea Agens, una agencia que se encargaría exclusivamente de la publicidad de SIAM, y en 1963 el Centro de Artes Visuales del Instituto Di Tella, de cuyo Departamento de Diseño surgiría una camada de diseñadores que renovarían el diseño nacional. Entre ellos Guillermo González Ruiz y Ronald Shakespear, creadores de varios afiches de cine como este para Breve Cielo (1969)

Años después, Shakespear diseñaría el Plan Visual de Buenos Aires, que abarcaba las señales peatonales, vehiculares y reglamentarias de la ciudad (junto a Gonzáles Ruiz), y la señalización del sistema de subterráneos de Buenos Aires, que permite que gente como yo, no se pierda cuando viaja a Capital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada