lunes, 4 de octubre de 2010

Lo de atrás también sirve

En la imagen de un afiche existe mucha información útil sobre su historia: quién produjo y distribuyó la película, qué aspecto de la misma se privilegiaba como argumento de venta, quién fue el encargado de ilustrar el afiche, qué imprenta (y con que tecnología) se hizo cargo de su impresión, etc. En sus marcas de uso también se puede leer su importancia como objeto histórico: ¿fue plegado en los bordes para encajar en una marquesina más chica que el tamaño estándar?, ¿fue colgado con chinches o con cinta?
Para quien quiera ir aún mas allá, la parte de atrás de un afiche ofrecerá a veces cosas como:











El sello de la distribuidora que manipuló el afiche (en este caso dos de Bahía Blanca, "Cinematografía Sabanés" y "Nutriente S.A.")

Un número de inventario escrito a mano seguramente por un distribuidor para encontrar el afiche deseado en su depósito. (Escrito en espejo para poder verlo desde cualquiera de los dos lados una vez que el afiche estuviera plegado)





El título de la película y un sello indicando que el frente del afiche no tenía el sello de aprobación de la municipalidad para ser exhibido en la vía pública.






Los integrantes de la comisión directiva de algún club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada