jueves, 9 de octubre de 2014

Sobre el trabajo y las personas involucrados en hacer una película

"Una película por dentro"
Artículo escrito por J. Vega de Quirós, publicado en la revista Leoplán.

Muellemente acomodado en una butaca del cinematógrafo, el espectador suele emitir su veredicto sobre la calidad de una película. Su juicio, meditado unas veces, improvisado las más, abarca la labor desarrollada pacientemente por no menos de trescientas personas, que colaboran física e intelectualmente en la realización de un “film”.

El esfuerzo de ese verdadero ejército de obreros e intelectuales es completamente desconocido para el público. Para la mayoría, una película es algo que se realiza íntegramente dentro del fárrago de actividades del estudio, bajo los deslumbrantes rayos de poderosos reflectores que iluminan caras bonitas y ponen en el ambiente frívolo y amable una nota… cinematográfica.

Nada, sin embargo, más lejos de la realidad. Toda película va precedida de un complejo y laborioso proceso de gestación. No todo es, en la tarea, espectacularidad de “sets” alegres y dinámicos. Hay en ella fases anónimas, que requieren la amorosa dedicación y el espíritu de sacrificio de muchos elementos. El “film” que nosotros aprobamos o condenamos en un simple comentario se elabora más en la austera intimidad de un despacho y un laboratorio que en la risueña magnificencia de un estudio pletórico de atractivos. Numerosísimos departamentos intervienen en la realización de una película.
Cuando en un estudio se decide la impresión de una “film”, esa decisión es el producto de una serie de conferencias y deliberaciones entre el jefe de producción, el argumentista, el realizador y los intérpretes centrales.

Una vez que todos esos elementos se han puesto de acuerdo, el director general da las órdenes oportunas de realización a su administrador, el que, a su vez, imparte las indicaciones correspondientes a los distintos departamentos técnicos  y artísticos al servicio de la productora.
Esta nota gráfica hablará al lector, con mas elocuencia que pudiéramos hablar nosotros, de la gestación de una película; de esa tarea anónima y laboriosa que precede a la filmación de toda obra cinematográfica. La hemos obtenido gracias a la gentileza de Pampa Film, la productora de “La fuga”, “Nace un amor”, “Y los sueños pasan”, “Hermanos”, “Nativa”, “Atorrante” y “Prisioneros de la tierra”, que ha puesto a nuestra disposición sus diversas instalaciones.

Los elementos a cargo de los distintos departamentos de la productora –Olegario Ferrando, director general; Juan C. Rabena, administrador general; Ricardo A. Lopez y Luis Cortés, jefe de publicidad y ayudante; Carlos Rinaldi, jefe de compaginación y montaje, y Luis Lang, jefe de maquillaje – ilustran este proceso gráfico de la elaboración de una película argentina.



1. El director general aprueba la producción de un “film” y da las órdenes, pertinentes al administrador general.

2. La sección publicidad se encarga inmediatamente de difundir cuanto concierne a la nueva producción en rodaje.


3. La dirección artística, secundada por sus ayudantes, inicia el procedimiento llamado “encuadre” que precede a la filmación.

4. Los decoradores y demás técnicos del estudio preparan los escenarios adecuados, con sus correspondientes reflectores.

5. Entran en funciones el maquillador y sus ayudantes. Se opera el milagro de la deslumbrante belleza y la “fotogenia”.

6. Los primeros metros filmados pasan al departamento de sincronización y montaje, y allí se aprueba o no la filmación. En la pared, afiche de Atorrante (La venganza de la tierra) de Enrique de Rosas (1939)


7. La pegadora tiene la delicada misión de soldar los fragmentos de un “film”, seleccionados por el director de montaje.

8. Un experto se encarga de que la imagen y el sonido marchen en perfecto sincronismo, tarea paciente y de sumo cuidado.

9. Luego entra en funciones la revisadora, que comprobará con detenimiento la corrección de las soldaduras del “film”.

10.Cuatro revisadoras dan los últimos toques a los rollos que, con un total de casi dos mil metros, componen una película.

11. El encargado de expedición se ocupa de remitir a todos los rincones del mundo las copias del “film” elaborado.

12. La sección propaganda despacha a los cinematógrafos hispanoamericanos affiches y demás elementos de difusión.

Nótese en la mesa detrás del trabajador, el afiche creado por Osvaldo Venturi para Prisioneros de la tierra, de Mario Soffici (1939)


No hay comentarios:

Publicar un comentario