jueves, 3 de junio de 2010

Tipos de afiche: según fecha de proyección

Dependiendo del éxito financiero al momento de su estreno o a otros factores, como el crecimiento en popularidad de alguno de sus protagonistas, los re-estrenos en salas de ciertas películas fueron práctica común en todo el mundo.
El material gráfico para promocionar estos reestrenos fue similar al del estreno original en algunos casos y sustancialmente diferente en otros, siendo la práctica más común la reducción en la cantidad de tintas usadas en su impresión, para abaratar costos de promoción y asegurar un mayor margen de ganancias por venta de entradas (ya que en muchos casos, los reestrenos estaban en manos de distribuidores locales con una capacidad económica inferior a la de las majors norteamericanas).

Para el reestreno de Viento Salvaje (Blowing Wild, 1953) dirigida por el argentino Hugo Fregonese, se utilizaron sólo dos tintas (roja y negra) y se mantuvo el diseño casi idéntico. Sólo se eliminaron el logo del distribuidor original (Warner Brothers), el logo de la imprenta, y la imagen de James Stewart y Barbara Stanwyck de la esquina inferior izquierda, para centrar el título y no desbalancear el diseño.

Para el reestreno de El hijo del carapálida (Son of paleface, 1952) las tintas usadas se reducen a tres y aunque se mantiene el concepto del afiche, cambian el fondo, las imágenes de los protagonistas, se eliminan las referencias al distribuidor original (Paramount) y a la imprenta. Se mantienen solamente la imagen del caballo y la tipografía del nombre de los protagonistas y se agrega un texto que alude al atractivo de sus figuras, Bob Hope y Jane Russell.

El caso de Festín Diabólico (Rope, 1948) es interesante en cuanto permite ver claramente el motivo del reestreno. La campaña de promoción de la distribución original (a cargo de Warner Brothers) se basa únicamente en la figura del protagonista, James Stewart, con la soga del título en la mano. En su reestreno posterior (a cargo ahora de MGM) la imagen deja en claro que el atractivo mayor de la película es nada menos que Hitchcock. La cara del director, uno de los pocos de la historia que logró conseguir un status de verdadera estrella, gana en tamaño a la figura de Stewart y, como si hiciera falta, su nombre ocupa completamente la parte superior, espacio históricamente reservado al nombre del protagonista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada